últimas Entradas

Categorías

¿Quieres que hablemos de ti en nuestro blog?. Contáctanos

    2023-09-15 08:04:47

    ¿Qué son los sistemas de captación solar pasiva y cómo funcionan? Tipos y ventajas

    Los sistemas de captación solar pasiva son una forma innovadora de aprovechar el poder de la energía solar sin necesidad de complejos dispositivos de transformación como los paneles solares. A diferencia de los sistemas solares tradicionales, la energía solar pasiva permite la absorción directa de la energía solar a través de paneles o el diseño del hogar. Este tipo de captación solar es muy eficaz, especialmente durante los meses de invierno, cuando puede proporcionar calefacción eficiente a los espacios interiores.

    En este artículo exploraremos los entresijos de la captación solar pasiva, incluyendo cómo funciona, los distintos tipos de captación solar pasiva y las ventajas de utilizar esta tecnología en tu casa o negocio. Descubre las ventajas de la energía solar térmica y aprende a aprovechar el poder del sol con sistemas de captación solar pasiva.

    ¿Qué es la captación solar pasiva?

    Aprovechar los rayos del sol directamente sin necesidad de dispositivos de transformación, como paneles solares, se conoce como captación pasiva. Este tipo de sistema de absorción y almacenamiento de energía permite una implantación sencilla en estructuras existentes. No requiere ninguna fuente de energía externa para funcionar, a diferencia de la captación activa, que necesita bombas o ventiladores para distribuir el aire o el agua calentados. Además, es más eficaz en invierno a la hora de calentar la zona interior, ya que depende de la convección y la radiación naturales para transferir el calor.

    Existen varios tipos de sistemas de captación pasiva, como la captación directa, la indirecta y la aislada. Esta metodología puede incorporarse tanto a edificios nuevos como a los ya existentes, lo que la convierte en una forma ingeniosa y rentable de reducir el consumo de energía. Se consigue empleando materiales de construcción capaces de absorber y almacenar energía solar, como la piedra, el ladrillo y el hormigón. Estas sustancias actúan como masa térmica, devolviendo lentamente la energía solar absorbida al espacio interior a medida que baja la temperatura.

    Captación solar pasiva: ¿cómo funciona?

    Aprovechar la energía del sol sin necesidad de dispositivos de transformación, como paneles solares, es el concepto que subyace a los sistemas de recolección solar pasiva. Pero, ¿qué hace que esta tecnología funcione? Todo se reduce al diseño y la orientación del edificio. Los arquitectos se esfuerzan por maximizar la cantidad de luz solar que entra en el edificio y convertirla en calor, sin depender de dispositivos mecánicos o eléctricos. Como es sostenible y rentable, este enfoque de eficiencia energética está ganando popularidad.

    Hay dos técnicas principales utilizadas en la captación solar pasiva. La captación directa consiste en utilizar ventanas y otras aberturas para dejar entrar los rayos del sol y calentar el edificio directamente.

    Alternativamente, la captación indirecta se basa en la masa térmica, por ejemplo hormigón o mampostería, para absorber y almacenar el calor solar y liberarlo lentamente. Este proceso se basa en los principios de la termodinámica y la transferencia de calor. Se diferencia de la captación solar activa, que requiere el uso de paneles solares, bombas y otros equipos para convertir la luz solar en electricidad o calor.

    La captación solar pasiva ofrece numerosas ventajas, como el bajo coste y el reducido consumo de energía. Al utilizar la energía natural del sol, este método puede proporcionar eficiencia energética al tiempo que mejora el confort interior y reduce nuestra dependencia de las fuentes de energía convencionales. Gracias al desarrollo de nuevos materiales y técnicas de construcción, cada vez más personas recurren a la captación solar pasiva para reducir su impacto medioambiental.

     

    como funciona la captacion solar

     

    ¿Cuál es la diferencia entre captación solar pasiva y activa?

    El aprovechamiento de los rayos solares es posible mediante dos métodos distintos: la captación pasiva y la activa. La primera consiste en absorber directamente la radiación solar sin herramientas que la modifiquen, mientras que la segunda requiere equipos especializados para convertirla en electricidad. La complejidad de la tecnología necesaria para realizar la captación activa la hace más cara y difícil de mantener en comparación con el enfoque sencillo de la captación pasiva.

    En particular, la captación pasiva se utiliza principalmente para calentar y refrigerar, mientras que la captación activa se utiliza para crear un suministro constante de energía. Además, los sistemas de captación solar activa generan más energía de la necesaria, lo que permite venderla a la red eléctrica. En consecuencia, la captación activa es más adecuada para suministrar energía a viviendas y empresas durante todo el año.

    En cambio, la energía solar pasiva está orientada principalmente a proporcionar calor a los espacios interiores en los meses más fríos. Además, la captación solar pasiva es más rentable y requiere menos mantenimiento que su homóloga activa. En definitiva, estas dos técnicas nos permiten aprovechar al máximo la energía del sol y disfrutar de sus beneficios.

    ¿Cuáles son las ventajas de la captación solar pasiva?

    Aprovechar la energía del sol es una opción popular tanto para los propietarios de viviendas como para las empresas, dadas las numerosas ventajas de la captación pasiva.

    • Uno de los principales beneficios es su capacidad para proporcionar calefacción eficiente en espacios interiores durante el invierno. Mediante el uso de la energía solar, la captación pasiva puede reducir la necesidad de métodos tradicionales de calefacción, ayudando a recortar las facturas de energía.
    • Además, los sistemas de captación pasiva suelen ser más asequibles y sencillos de instalar que los sistemas activos, ya que no son necesarios dispositivos de transformación.
    • La flexibilidad de la captación solar pasiva también la convierte en una opción viable para diversos diseños de edificios. A diferencia de los sistemas activos, que suelen requerir diseños y orientaciones específicos de los edificios para captar la energía del sol, la captación pasiva puede integrarse en una amplia gama de tipos y estilos de edificios.
      Esto permite una mayor libertad en la arquitectura y la construcción, facilitando así la incorporación de la captación pasiva a los proyectos.
    • De gran importancia es el impacto medioambiental de la captación solar pasiva. Al utilizar la energía solar para calentar y suministrar energía a los edificios, puede reducir la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero producidas por los sistemas tradicionales de calefacción y energía.
      Esto la convierte en una gran elección para quienes están comprometidos con la protección del medio ambiente y desean reducir su huella de carbono.
    • Además, dado que la captación pasiva suele incluir ventilación e iluminación naturales, puede favorecer un entorno vital más saludable para los ocupantes, lo que la convierte en una elección de primera para quienes dan prioridad a la sostenibilidad y el bienestar en sus proyectos de diseño construcción.

     

    captacion solar pasiva que es

     

    Tipos de captación solar pasiva

    Aprovechar la energía del sol es posible mediante varios sistemas de captación, cada uno con atributos y ventajas únicos.

    Captación directa

    Uno de estos sistemas es la captación directa, estos sistemas utilizan las ventanas orientadas al sur para recoger la energía solar (por lo que sería importante tener en cuenta la orientación de la casa o edificio). Este método es ideal para la calefacción en invierno, ya que admite la luz para calentar las superficies internas e irradiar posteriormente calor por toda la vivienda. Es un método sencillo y rentable, y requiere poco mantenimiento.

    Captación indirecta

    Los sistemas de captación indirecta que emplean la masa térmica para captar y almacenar la luz solar. La clave es regular la temperatura interior, sobre todo en zonas con grandes variaciones térmicas diurnas. Un ejemplo clásico es el muro Trombe, un muro expansivo construido con mampostería u hormigón que absorbe los rayos y difunde el calor por el interior. Aprovechan los muros térmicos o muros Trombe para almacenarla.

    Fachadas y paneles Walluminium

    Los paneles Walluminium sirven como soportes de conductos de captación solar, redistribuyendo las temperaturas por toda la fachada, y comportándose como una fachada ventilada. Es un sistema sostenible y fácil de montar y mantener.

    Estanques de tejado

    Los estanques en el tejado también son una opción, sobre todo en lugares con irradiación solar intensa. Se trata básicamente de recipientes de agua situados en el tejado que captan y almacenan energía. Al hacer circular el agua por el estanque durante el día, este sistema permite liberar el calor almacenado por la noche. Se trata de un caso de energía solar activa, que implica la utilización de bombas y otros componentes mecánicos para mejorar la captación.

    El abrigo de tierra

    El abrigo de tierra es un tipo de captación solar pasiva que implica enterrar parcial o totalmente el edificio. Es una gran opción para lugares con temperaturas extremas, ya que aprovecha el aislamiento natural y la masa térmica de la tierra. Al mantener el interior caliente en invierno y fresco en verano, este sistema es rentable y fácil de mantener.

    Sistemas de ganancia aislada e híbrida

    Los sistemas de ganancia aislada utilizan una estructura independiente, como un invernadero, para captar y transmitir la radiación solar al edificio principal.

    También es posible combinar estas técnicas, dando lugar a sistemas híbridos que son a la vez eficientes y asequibles.

    comparte este post

    ENTRADAS RELACIONADAS

    Abrir chat
    ¿Necesitas ayuda?
    Contacta con Walluminium
    Hola 👋
    ¿En qué podemos ayudarte?